Coches clásicos
Prueba: Mercedes-Benz 220 SEb Cabriolet, único en su especie
Autor: Carlos Olmo

Autor: Carlos Olmo

Prueba: Mercedes-Benz 220 SEb Cabriolet, único en su especie

Mercedes-Benz 220 SEb

Prueba clásica del Mercedes-Benz 220 SEb Cabriolet, un modelo sin rival a este lado del Atlántico.

El Mercedes 220 SEb Cabriolet de 1962 era en su época un modelo prácticamente único en Europa. Para encontrar otro descapotable de gran tamaño en el que acomodar a cuatro personas con un alto nivel de lujo había que dirigir la mirada hacia los modelos norteamericanos.

A principios de la década de los 60, Mercedes-Benz disfrutaba ya del éxito de su descapotable 190 SL, un biplaza ligero del que de su primera generación, entre 1955 y 1963, se vendieron nada menos que 25.881 unidades.

Pero la prestigiosa marca alemana necesitaba un modelo abierto adaptado a los nuevos tiempos, más grande y lujoso con el que sustituir a los ostentosos y ya veteranos W180 y W128 lanzados con carrocería abierta en 1956 y 1959 respectivamente.

Evolución

Mercedes-Benz 220 SEb

De este modo, en 1961 y procedentes de la planta alemana de Sindelfigen, nacían los W111 Coupe y Cabrio derivados del modelo sedán, con el cual compartían plataforma. En febrero llegaba el Coupe, y ya en otoño el descapotable. Durante los primeros años estuvo únicamente con la motorización 2.2 de 6 cilindros y 120 CV correspondiente a la denominación 220 SEb.

Esta mecánica permaneció cinco años a la venta, comercializándose un total de 2.729 unidades, hasta que en 1965 se incrementó la cilindrada y potencia de este W111 Cabrio para pasar a denominarse 250 SE debido a los 2,5 litros de cilindrada, ahora con 150 CV de potencia.

Estuvo durante menos tiempo a la venta, sólo tres años, por lo que no alcanzó las cifras del 220 SEb y se tuvo que conformar con 2.105 unidades producidas.

Avanzamos en el tiempo

Mercedes-Benz 220 SEb

Llegamos a 1967 y nos encontramos con un nuevo incremento de cilindrada y potencia para el 280 SE. Con su propulsor de 6 cilindros y 2,8 litros desarrollaba ya 160 CV y permanecería en la oferta de Mercedes-Benz hasta el cese de producción de este modelo en 1971.

En total, se venderían 1.390 unidades de este descapotable 280 SE. Pero los últimos años de vida del elegante cabriolet alemán tuvieron una opción doble, ya que junto a esta última versión convivió el poderoso V8 de 3,5 litros y 200 CV correspondiente al 280 SE 3.5 (una nomenclatura un poco confusa bastante habitual a lo largo de la historia de ésta y otras marcas), con el cual se superaban ampliamente los 200 km/h y podía acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 10 segundos.

De esta variante tope de gama por prestaciones se matricularían un total de 1.232 unidades, siendo hoy día el súmmum de toda la gama de descapotables Mercedes-Benz de la Serie W111.

Se amplía la familia

Mercedes-Benz 220 SEb

Todavía falta una motorización más en la familia de descapotables Mercedes de 4 plazas de la época, el 300 SE (708 construidos entre 1962 y 1967), sólo que este último la marca lo incluyó en otra serie, la W112, aunque únicamente se diferenciaba por este motor de 3,0 litros de 170 CV, por una suspensión neumática, por el cambio automático estándar (en todos los W111 era opcional) y por algún que otro detalle.

Tras el cese de la producción, Mercedes-Benz no volvería a fabricar un descapotable de 4 plazas hasta 20 años después, concretamente el Mercedes CE de la carrocería W124 y presentado en septiembre de 1991, modelo al que ya seguirían con un espectacular aumento de la producción el CLK Cabrio y el actual Clase E Cabrio.

El W111

Mercedes-Benz 220 SEb

Desde sus orígenes, y al estar derivado de un gran sedán, el Mercedes-Benz descapotable de la Serie W111 hacía gala de unas considerables dimensiones, con una distancia entre ejes de 2.750 milímetros y una longitud total de nada menos que 4,88 metros y una anchura de 1,84 metros.

Entre semejante carrocería, los refuerzos necesarios en todos los modelos abiertos, y el motor de 6 cilindros, el peso total superaba los 1.500 kilos. Evidentemente las pretensiones de este modelo no eran deportivas, pues para satisfacer los gustos más dinámicos Mercedes-Benz ya ofrecía los SL, los cuales lógicamente sólo podían ser disfrutados por el conductor y el acompañante.

Nuestro protagonista

Mercedes-Benz 220 SEb

Nuestra unidad de pruebas data de 1962, originalmente matriculada por un propietario alemán que pasaba sus periodos vacacionales en Málaga (como así consta en el libro de mantenimiento, con revisiones intercaladas entre Hamburgo y Málaga). En 1972 se matriculó en España para su nuevo dueño, y en 1975 fue comprado por la familia a la que hoy sigue perteneciendo.

El Mercedes-Benz 220 SEb Cabriolet que aparece en las fotos mantiene su color exterior, capota y tapicería original. No está restaurado, por lo que no se puede catalogar como ‘estado 10’, pero sí muy bien conservado y en pleno uso de sus facultades.

Mercedes-Benz 220 SEb

Salvo alguna parte de los asientos retapizada, el único extra no original son los elevalunas eléctricos universales, que se montaron en los años 80 y, aunque dan su servicio y nunca se han averiado, su actual propietario, nos confesó que algún día volverá a sustituirlos por el sistema manual original.

Por lo demás, las maderas del salpicadero se encuentran en excelente estado, así como el volante de marfil, la capota marrón oscuro (que a simple vista parece negra), su correspondiente cubrecapota o los numerosos cromados. Para rizar el rizo se instaló un autorradio Becker Mexico de la época; por lo que en su conjunto el estado de esta unidad es magnífico.

Toca conducirlo

Mercedes-Benz 220 SEb

Al acomodarse en sus blandos y mullidos asientos, nos encontramos en una posición de dominio que nos retrotrae al lujo y confort de los años 60. Tanto el copiloto como los dos acompañantes de las plazas traseras viajarán igualmente muy cómodos, pues esta virtud era uno de los principales argumentos frente a otros descapotables más deportivos y compactos como el SL.

La sensación de coche grande se percibe desde los primeros compases, a lo que contribuye su blanda suspensión. Evidentemente, su peso, dimensiones y puesta a punto de chasis invitan a una conducción relajada. Ahora bien, la maniobrabilidad es sobresaliente gracias a la dirección asistida de serie, algo que se agradece cuando se supera la tonelada y media de peso y se montan neumáticos que para entonces eran bastante grandes: 205/70 R14 (opcionales, de fábrica venía con anchura 185 y llanta de 13 pulgadas).

La caja de cambios de 4 velocidades –la cual casi se ‘mete’ en el habitáculo y cuyas formas únicamente están cubiertas por la moqueta de la que emerge la palanca de cambios– se maneja con facilidad. Además no es necesario utilizarla con mucha frecuencia, ya que el 6 cilindros en línea de 2,2 litros desarrolla un considerable par motor desde medios regímenes y mueve el conjunto con relativa agilidad.

Respondón

Mercedes-Benz 220 SEb

Su empuje es constante y refinado y rápidamente alcanzamos velocidades de crucero para circular en carretera o autovía al ritmo normal hoy día. Su volante de aro fino y generoso diámetro nos permite manejar un sistema de dirección por circulación a bolas que, lógicamente, no transmite la precisión que posteriormente darían los sistemas de cremallera.

Finalmente, por lo que se refiere a los frenos, éstos se comportan muy bien para la época, pues llevaba ya discos en las ruedas delanteras, que cumplen perfectamente su misión de detener el vehículo en pocos metros y con un tacto más que correcto.

Sin rivales en Europa

Hoy día, el Mercedes 220 SEb Cabriolet de 1962 (Serie W111) se puede disfrutar como vehículo clásico de una forma muy especial, pues no encontramos un modelo europeo descapotable de este nivel de calidad y lujo y apto para cuatro pasajeros.

En todo caso habría que pensar en automóviles americanos si queremos encontrarle un rival directo a nuestro protagonista de hoy, enfrentamiento que posiblemente sólo los productos de la marca de la estrella resistirían.

Texto y Fotos: Enrique Marco

Ficha técnica Mercedes-Benz 220 SEb Cabriolet

Mercedes-Benz 220 SEb

TIPO DE MOTOR Gasolina, seis cilindros en línea,  atmosférico
CILINDRADA 2.195 cm3
POTENCIA 120 CV a 4.800  rpm
PAR MÁXIMO 19,3 mkg/3.900 rpm
V. MÁXIMA 170 km/h
ACELERACIÓN 14 s (0 a 100 km/h)
CONSUMO 13l/100 km (mixto)
MEDIDAS 4.880/1.845/1.425 mm
NEUMÁTICOS 185 R13
PESO EN VACÍO 1.510 kg

Encuentra el coche que buscas
entre más de 350 modelos
Encuentra los mejores precios de coches

Entra en nuestro catálogo con imágenes oficiales, vídeos y 360º en HD del interior.

Entra en nuestro catálogo con imágenes, vídeos y 360º y compara características y prestaciones con los mejores precios.

Te ayudamos a elegir coche

Compara precios, características del motor y prestaciones entre las diferentes versiones.

Grupo V S.L.U. ©2019, Todos los derechos reservados

Esta web únicamente ofrece información sobre precios de distintos productos y servicios que existen en el mercado. A través de esta web no se contratan dichos productos y servicios. Por tanto, el contenido de esta web es meramente informativo, y los precios ofrecidos no tienen la consideración de ofertas ni constituyen vínculo contractual alguno. Dichos precios están sujetos a modificación por parte de los concesionarios y distribuidores de los productos y servicios que puedas encontrar. Te recomendamos que contactes con los concesionarios y distribuidores para ver disponibilidad de productos y ofertas, de cara a la contratación final de los productos y servicios que te interesen.